Higiene Psicológica: hacia la construcción diaria de la Salud Mental

POR FRANCISCA FUENTES

La felicidad está sobrevalorada. Si estuviésemos felices todo el tiempo, 24/7, los 365 días del año (o 366 los bisiestos) todo sería aburrido. Quizás no existirían los problemas, si, pero si realmente no existieran no sabríamos que se siente el perdón, el amor, la verdadera amistad, la rabia y más importantemente, la tristeza. ¿Por qué digo esto? Piénsenlo, si no nos sintiéramos tristes nunca, no sabríamos lo que es extrañar a alguien, lo bien que se siente llorar. Y no apreciaríamos esos momentos felices que vivimos. Cuando la calma vuelve después de la tormenta.

A veces esa tormenta dura mucho más de lo que esperamos, y pareciera interminable, rodeándonos como cientos de nubes negras que nos impiden ver más allá. Y quizás se siente como si nunca fuéramos a salir de ahí. Así que cuando por fin se ve la luz salir es parecido a respirar como por la primera vez después en un buen tiempo, la luz siempre llega, es sólo que hay veces en las que necesitamos ayuda extra.

Lo importante es que mientras se esté dentro de esta tormenta, saber que estos sentimientos son completamente naturales, y que no está mal sentirse así. Pero ojo, no sumergirse en una ola de lástima hacia uno mismo. Si no, darle una mirada más autocompasiva. Lo que significa tratarse a uno mismo con amabilidad, empezando con el perdón, “siento haberme tratado a mí mismo o misma así de mal, porque yo merezco ser feliz, merezco ser amado, y merezco ser tratado mejor”.

A lo mejor hablar con un especialista, acerca de estos sentimientos negativos sea de ayuda para algunas personas, y es este especialista quién puede potenciar la construcción de herramientas para mejorar tu día a día, como lo hecho para mí, no diré que me he mejorado al cien por ciento, y puede que nunca lo haga porque todo es un proceso, pero si puedo afirmar que estoy mucho mejor que al inicio de mis sesiones. Y la verdad es que recomendaría mucho más esa alternativa que hablar con alguien cercano, ya que el especialista, para empezar, es mucho más imparcial que un amigo o un pariente (pero si es bueno sincerarse con quiénes uno ama, solo no se debe depender de ellos ya que puede que sinceramente no sepan el cómo ayudar correctamente, completamente entendible).


0 vistas

© 2020  Todos los contenidos del Sitio Web y de los diversos medios que se incorporan en este, se encuentran protegidos por Creative Commons CC BY-NC-SA (Código Legal) , y nos adscribimos a los esfuerzos para evitar el uso de papel, por lo que solicitamos no imprimir nuestros contenidos.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now